De nuevo viajando en los trenes, esta vez con mentiras para poder hacerlo.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

De nuevo viajando en los trenes, esta vez con mentiras para poder hacerlo.

Mensaje por Héctor - FHPCI el Jue Oct 06, 2016 5:52 pm



... Este sábado estaré en Murcia en un pequeño festival viendo a mis hermanos Dos Ciruelos Descomunales, ¿¿¿me subiré al escenario con ellos??? Donde sí me subiré será en el tren Madrid-Calasparra, aunque sea con una mentira. Si, es muy penoso que las personas que tenemos que ir en silla de ruedas tengamos que andar con mentiras para poder viajar en los trenes: mañana he quedado en Madrid con dos amigos que estarán allí de paso para viajar a Murcia sin problemas, puesto que el tren Madrid-Murcia no tiene plazas para ir sentado en las sillas de ruedas, y muchas veces me han puesto pegas por eso, y por viajar solo. Mi madre compró el otro día los tres billetes para que nos hicieran el descuento a dos de los tres, y para hacer el viaje los tres juntos. Los compró para las 7 y media de la tarde, para ir Madrid-Calasparra, al pueblo de mis amigos, y al día siguiente de comprarlos la mujer se empezó a rayarse la cabeza por ser el último tren que va a Murcia, y llamó a Renfe para preguntar a ver si nos iban a dejar subirnos al tren para después bajarnos en una estación que no está adaptada, y lo primero le dijeron que no, y que ni siquiera nos iban a ayudar en Madrid a subir al tren, pero le dijeron que llamase a otra persona, esta persona nos dijo que dependía del revisor, y que efectivamente, al viajar a una estación que no está adaptada no te ponen la rampa para ayudarte a subir al tren, así de lógica es la sociedad en la que tenemos que convivir. Ya sabemos lo que significa para una madre que su hijo se quede tirado en la calle, ¡¡¡lo peor!!!, para nosotros sería como un festival pero sin rock and roll, y sin esa algazara tan guapa que se crea en los campings de los festivales durante todo el día, ósea también, ¡¡¡una puta mierda!!! Pero así y todo, mis amigos estaban en desacuerdo con la idea de mi madre: mi madre cambió los billetes por los que llegan hasta Murcia, para que nos pongan la rampa, y una vez montados en el tren, cuando lleguemos a Calasparra bajarnos allí. Mis amigos en cambio propusieron ponernos delante del tren si no nos dejarían subirnos, porque hay que luchar por mis derechos, pero les recordé que algo parecido intenté hace medio año en Valencia con mis amigos de allí, y que vino uno de seguridad a echarnos para atrás, y que esta vez no íbamos a tener más trenes después como en Valencia, que aquella vez me subí en el siguiente. ¿Qué precio tenemos que pagar por mis derechos como persona con diversidad funcional? Yo entiendo que no puede haber en las miles de estaciones del Estado una persona que esté esperándome rampa en mano para colocármela según llegue, o puedo llegar a entender que muchas de esas estaciones no estén adaptadas, (aunque estemos en pleno siglo XXI), pero hay que buscar mecanismos para cambiar la mentalidad de esas personas que hacen que las barreras arquitectónicas se conviertan en infranqueables por sus caras, por sus gestos, por sus actitudes frente a tu intento de normalizar tu situación en el día a día. Sin ninguna duda alguna, esos mecanismos radican en la niñez, en una educación inclusiva, ¿pero cuanto peso tiene el libre albedrio en uno mismo? Intentaré hablar sobre esto en mi próximo artículo, que será de mi época de estudiante, (época de estudiante por decir algo)

... Cuando vuelva de Murcia os contaré como me fue el viaje, y seguramente algo más, que esta escapada a Murcia promete para un artículo, he liado a varias personas para quedarme una semana y pico allí, y una de esas personas es una chica y me voy a quedar unos días con ella y ni siquiera la conozco.

Héctor - FHPCI
Admin

Mensajes : 87
Fecha de inscripción : 05/12/2014
Edad : 28

Ver perfil de usuario http://yotuveunaninez.creaforo.net

Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevo viajando en los trenes, esta vez con mentiras para poder hacerlo.

Mensaje por Héctor - FHPCI el Lun Oct 24, 2016 8:21 pm



...Ya llegué de Murcia!! Y subí y bajé del tren sin problemas, al igual que también subí y bajé por las calles de Moratalla, vertiginosas calles si tienes que ir en una silla de ruedas. En los cuatro días que estuve en ese precioso pueblo murciano lo recorrí unas cuantas veces con mis dos amigos, desde la casa de mi amiga, que está detrás del castillo, en lo más alto del pueblo, hasta su empiece, donde viven los padres de esta amiga. Ahora me queda pena de no haberme sacado ningunas fotos para enseñaros ese magnífico pueblo, porque para mí tengo de ese viaje unos recuerdos imborrables, como la cicatriz que me hice en el codo de tres puntos, aunque todavía tenga algo de costra va a ser una cicatriz súper bonita, porque ya sabéis, dependiendo de donde y con quien te hagas, las cicatrices puede llegar a ser horrendas o una marca que llevas en tu cuerpo con mucho cariño, y ahora tengo un especial cariño a mi codo derecho. También  es casualidad que la única cicatriz que me he hecho con mis amigos de Murcia haya sido cuando salíamos de casa, con la desgraciada prisa de un lunes a primera hora, siempre había creído que esto me pasaría en un festival, y que le iba a poder dedicar una cicatriz de mi cuerpo a mis padres por regalarme una niñez atrevida y sin miedos, pero por el lugar en donde me la hice, (en un pueblo que mucha gente creerán que es imposible recorrerlo en una silla de ruedas sin motor), y con quienes, (con un amigo que conocí en el 2009 cuando él tenía 16 años, y con una amiga festivalera, y de diversas movidas más), se la dedico a todas esas personas que no le entra ningún tipo de pudor a la hora de tratar con la diversidad funcional, y muy especialmente a mis amigos, los que no tienen miedo a hacerme cicatrices, no solo a alzarme al vuelo en los conciertos, sino también cuando me ayudan en una sociedad que no está preparada para que conviva en ella la diversidad funcional, y en mi vida personal. No voy a dejar de ir de festivales nunca, así que pronto o tarde les podré dedicar una cicatriz a mis padres, que después de haber hecho tantas locuras en ellos, he tenido mucha suerte de haberme ido siempre de rositas.

...El resto de los diez días los pasé al sur de Murcia como siempre, y de casa en casa: como os comenté había quedado con una persona que no la conocía, fue la novia de un amigo, que después de estar unos días comiéndole la cabeza a este amigo para quedarme unos días en su casa, le dijo a su novia haber si se podía quedar conmigo mientras que él trabajaba, y la verdad es que solo estuve con ella dos días, pero muy a gusto, los demás días los pasé de casa en casa, sin tener claro ni siquiera el vivir de cada día. Cuando viajo a Murcia me suelo acordar de la canción “cuando era más joven” de Joaquín Sabina, que dice: “Había días que tocaba comer, había noches que no”. Ojala que el destino me depare muchos días hambrientos, y que nunca sueñe con esos viejos trenes que van al sur por no viajar en ellos, (o por lo menos por no intentar subirme a ellos para dar por culo al revisor subnormal de turno).

...Este viaje me ha recordado cuando empecé a conocer a estos amigos, porque esta vez estuve en las casas de un amigo y de una amiga que hace poco tiempo que nos conocemos, y teniendo en cuenta que voy cada bastante tiempo a Murcia nos conocemos aun menos, (quitando las cientos de historias para no dormir que les habrán contado los amigos que tenemos en común, historias como cuando tuvo que hablar uno de ellos con mi madre por primera vez para decirle que me acababa de salir una almorrana, y que me la iba a intentar curármela. O cuando estaban aprendiendo a ponerme a mear en los festivales, y meé por separado a cuatro de ellos de arriba abajo, y a uno con “pota” incluida, según le estaba meando encima, me puse a devolver, y vomité sobre él). Pero a pesar de ese historial que tienen mis amigos de mí, este amigo no me dijo nada cuando me auto-invité a su casa, me dio cobijo estupendamente en su piso, que durante los findes de semana se convierte en un piso patera de jóvenes festeros. Mi amiga me invitó a la casa de sus padres, y de nuevo me ha encantado ver como una persona, que unos días antes de ir a su casa le costaba llevar una silla de ruedas, no sabía subir un simple escalón con mi silla, y después de estar apenas 24 horas solos hemos sido capaces de hacer cualquier cosa con casi tanta facilidad que cuando estoy con amigos que llevo años viviendo situaciones dispares con ellos. Eso es lo que más satisface al colectivo de la diversidad funcional, encontrarnos con personas que ya no solo nos trate de igual a igual, sino que cuando se crea una sintonía de amistad, el otro hace un esfuerzo físico y síquico para que esa amistad madure y perdure en el tiempo.

VER MÁS FOTOS ---> https://www.facebook.com/Yo-Tambi%C3%A9n-Tuve-Una-Ni%C3%B1ez-1518446595076878/

Héctor - FHPCI
Admin

Mensajes : 87
Fecha de inscripción : 05/12/2014
Edad : 28

Ver perfil de usuario http://yotuveunaninez.creaforo.net

Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevo viajando en los trenes, esta vez con mentiras para poder hacerlo.

Mensaje por Héctor - FHPCI el Sáb Nov 05, 2016 4:33 pm

... No os he contado nada de mi último festival Benizar Rock, tampoco hay mucho que contar, ninguna locura que ya no sepáis, o que no os imaginéis. Ah! si!! toqué las guitarras de Habeas Corpus con ellos!!!!!! Y estuvo guapísimo. Aquí os dejo un video metiendo esos cuatro guitarrazos con mi zarpa jajaja


Héctor - FHPCI
Admin

Mensajes : 87
Fecha de inscripción : 05/12/2014
Edad : 28

Ver perfil de usuario http://yotuveunaninez.creaforo.net

Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevo viajando en los trenes, esta vez con mentiras para poder hacerlo.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.