La raíz de una vida social con menos timidez (1).

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La raíz de una vida social con menos timidez (1).

Mensaje por Héctor - FHPCI el Mar Nov 17, 2015 6:48 pm

.
.




  Una niñez atrevida y sin miedos.

«La “heroicidad” de cada uno se verá en las acciones que consiga hacer dentro de su condición»

... Crear a los niños con diversidad funcional una niñez atrevida y sin miedos, les ayudará en su futuro a vivir cosas que, por lo contrario, gracias a la sobreprotección, se quedaran sin un montón de momentos increíbles, o incluso vivencias que le cambiarán la vida. Me viene a la cabeza una comparativa entre mi niñez y mi juventud: mi padre no consiguió finalmente tener un hijo futbolero, pero logró lo más importante, me enseñó junto a mi madre a vivir sin ciertos miedos. Como cualquier niño, quería que ganase el equipo de mi padre, en mi caso mi equipo “favorito” era el Real Madrid. Y como para no ser “mi equipo”, si cada vez que marcaban un gol salía volando en horizontal desde los brazos de mi padre hacia las alturas del salón de mí casa, dando vueltas como un avión haciendo acrobacias. También recuerdo cuando volaba envuelto en una manta, mientras que mis padres la balanceaban al ritmo de la canción de “La sillita de la reina”. Años más tarde, volví a hacer (y a vivir) acrobacias parecidas, pero en unas condiciones mucho más inseguras. En muchos conciertos de los grandes festivales, me es muy difícil llegar hasta adelante del todo, por la densa marea de gente, entonces veo el concierto a través de las personas por las grandes pantallas que ponen a cada lado de los escenarios (cuando las ponen). Como si las hay o como si no, me suelo poner de pie con ayuda de dos amigos para ver el concierto desde otra perspectiva, y para sentir al máximo la esencia del festival pegando saltos. Aunque la ignorancia de los niños es muy atrevida, me recuerda mi padre, que las primeras veces que me alzaba al vuelo aterrizaba con cara de miedo. La misma cara debo de poner cuando en pleno concierto, pegando brincos muy torpes, la gente del público me invitan a mantearme, y el valor de la euforia del momento se me queda corta cuando ya no hay vuelta atrás. O el acojono de verme en el ojo de un “Wall Of Death”, cosa que he probado hacerlas de dos formas distintas: en mi silla, dando vueltas mientras que era aplaudido por personas que se habían puesto en círculo, dispuestos a perderse el concierto por tener que ir a al puesto del primeros auxilios del festival por llevarse un mal golpe. O sin mi silla, intentando dejar de ser el caballito blanco de esta ingenua sociedad, entrando al ruedo con un amigo debajo de cada brazo pareciendo un borracho perdido más del festival. Lo hagas como lo hagas, si eres consciente de que sin ayuda solo puedes ponerte a duras penas de rodillas, siempre es escalofriante hacerlo.

... Momentos increíbles, o incluso vivencias que le cambiarán la vida he puesto al comienzo de este artículo, ahora expondré otra comparativa que como la otra me recuerda por su trasfondo de valentía. No tachéis este artículo de capcioso por la forma de abordar este tema. Como en otros escritos, he puesto alguna pincelada sobre mi experiencia vital, y no sé si estas comparaciones guardan relación entre sí, ni hasta que punto estas primeras vivencias condicionan la identidad final de uno mismo. Sería muy interesante si se tiene a cargo un niño con algún trastorno que dificulte que tenga una vida social, o incluso cuando esta problemática pueda aparecer de forma externa, por la condición física del niño, ser conscientes del impacto de la experiencia de los primeros años de vida, el único factor que está en nuestras manos para poder ayudarles a que tengan una vida más plena. La “heroicidad” de cada uno se verá en las acciones que consiga hacer dentro de su condición.

... Viajar sin frenos: ¿quién no ha tenido la tentación a llevar a una persona en una silla de ruedas por una cuesta abajo soltarla,  y a ver dónde para? A mí me lo suelen hacer a menudo, sobre todo las personas que me llevan por primera vez. Me acuerdo que de pequeño también me lo hacían, no recuerdo de pasar un gran miedo al ver como cogía velocidad viendo por los rabillos de los ojos que no había ningún puño en los agarraderos de mi silla, pero creo recordar, o por lo menos así debía de ser, me invadía la misma sensación, pero mucho más intensa que siento ahora, cuando el instante antes de estrellarme, mi silla gracias a un brusco derrape se encarrila. Una vez que aprendí a frenar como los Picapiedras, me tenían que gastar esa broma cuando quien me lleva lo hace a una velocidad que solo un autentico Picapiedra podría frenar con los pies, de hecho, más de una vez me he hecho daño en el tobillo por intentar ser como uno de esos indestructibles cavernícolas. Qué pena que no tuve que hacer mi primer viaje solo siendo un niño, porque los niños que les cuesta comunicarse por sí solos son capaces de romper el miedo de la primera vez, al imaginarse parando un tren de la misma forma que lo hacen sus héroes, sin tener en cuenta el papel del revisor.

... Tomando esa fórmula, que tenía que suceder para que me atreviera viajar solo por primera vez, siendo consciente de que al llegar a la estación que debería de bajarme, sería incapaz de llamar al revisor para decirle que tenía que entrar el personal de Atendo para ayudarme a salir. Recuerdo muy bien mi primer viaje que hice yo solo, y como para no acordarme de él, si fue para estar una semana con mi novia de entonces, que vivíamos a 800 Km de distancia. ¿Si mis padres no me hubiesen regalado una niñez atrevida y sin miedos, hubiera hecho yo solo mi primer viaje en tren a los 19 años? ¿O la suerte de haber tenido desde tan joven la necesidad de romper las barreras que conllevan las relaciones sentimentales de larga distancia, puede ser una experiencia tan positiva que acabe por complementar la identidad de uno mismo? No sabemos nada del futuro de nuestros pequeños, solo sabemos cuáles son sus modelos actuales que usan de referencia, si somos realmente conscientes de ello, creo que es más que suficiente para ayudarles a empezar a construir su futuro.

Héctor - FHPCI
Admin

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 05/12/2014
Edad : 28

Ver perfil de usuario http://yotuveunaninez.creaforo.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.