“Niño Balancín”.

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

“Niño Balancín”.

Mensaje por Héctor - FHPCI el Lun Oct 05, 2015 6:46 pm



  Bonita esta arca, sobre todo cuando eres un niño y las novedades se convierten en objetivo a conquistar. Durante el verano esta arca de mis abuelos nos servía de alivio frente al calor infernal de la cocina de leña de mi abuela, no es que después de casi 20 años no había cogido el punto a la cocina de gas, (que también, o eso sigue diciendo ella, 40 años después), era porque no había otro sistema para calentar el agua de toda la casa. Me gustaba sentarme aquí con mis primos  porque cualquier momento y lugar era perfecto para jugar a lo que fuese con ellos, ya sería el tonto juego de quien era el más rápido pisando el pie del otro, o para sentarme como uno más entre ellos. No recuerdo de sentarme en esta arca con mucha ayuda para sostenerme, solamente necesitaría una presencia cerca para calmar mi miedo a caerme, porque recuerdo muchos momentos de esos. Pero seguro que me senté necesitando ayuda para aguantarme, como iba a tardar tanto tiempo en sentarme encima de los cachivaches de caza de mi padre y de mis tíos, los cuales me apasionaban por todas esas historias de zurrones, meriendas y escopetas.

  Tontamente pensando, que pena que ahora deteste el concepto de la caza, y que haya perdido una pizca de esa simplicidad de emocionarse que tiene todos los niños, porque debería pasar tiempo sentado así, de esta forma aguantaría sin descansar más de medio concierto con la espalda y el cuello totalmente erguidos, para ver el concierto a través de los hombros de las personas buscando las grandes pantallas que suelen poner a cada lado del escenario, o para inclinarme cuando estoy en un costado de la primera fila y hace tope mi silla, para intentar perderme lo mínimo de la actuación. Este problema solo es muscular, de una persona que aunque anda todos los días de rodillas, tiene la musculatura de alguien que pasa la mayoría del día sentado en una cómoda silla de ruedas. Podía pasar más tiempo de rodillas, o sentarme a ratos en una silla normal en horcajadas, para aguantar más tiempo viendo el escenario completo, pero a mí no se me da nada bien eso de no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.

                                                                               

  En los casos de los niños con PCI, este ejercicio no se puede dejar para mañana, porque aparte de fortalecer la musculatura sirve para mejorar el equilibrio, estas dos cosas juntas ayudan a dar con más seguridad el siguiente paso, (ya sea hacer el gateo, la puesta de rodillas o la de pie…). Si el niño no puede sostenerse sentado por sí solo fuera de su silla, podemos pasar ratos pequeños buscando la forma adecuada de ser su punto de apoyo, pero siempre manteniendo la distancia correcta para no ejercer la sustitución de su cómoda y “acolchada” silla de ruedas, esa misma que no hace nada por su condición física. Tanto si se puede sostener solo, como si no, pero lo logra en una posición encorvada, SIEMPRE le tenemos que corregir la postura presionándole con nuestro dedo índice erguido en distintas partes de  la espalda, con la simple intención de sacarle unas cosquillas, veréis como se reduce la corbatuda de su espalda tan rápido como le toques los “botones mágicos”, y mientras tanto se le dibujará una sonrisa en su cara, (si lo hacéis varias veces acabareis encontrando los “botones mágicos” exactos). Desde la posición de sentado a lo indio también podemos hacerlo, poniéndole nuestras piernas sobre las suyas, para que no se caiga,  y dependiendo del peso mínimo que tenga que tener en sus piernas sabremos quién tiene “el culo más gordo”, si el muñeco balancín o nuestro niño. El rigor y la constancia de los padres tendrá mucho que ver en la condición física final de sus hijos, y por eso que mejor que marcarse unas tareas diarias: una tarea matutina podría ser incorporarse de la cama. Una vez que tenga las piernas colgando por la cama (si lo hace el solo mejor), comprobamos haber si gracias a la cena ha cogido un par de kilos su culo y si no es así tendremos que ponerle contrapeso en las piernas para ayudarle, si con las “pesas” que le pongamos no consigue incorporarse, se le puede ayudar echándole un “cable” a las manos. Muchas veces se gana la partida por la comida. Y es que en esta partida se tiene que tener en cuenta todas las cartas que se tiene, entonces igual sepamos de una atracción que sea más fuerte que las “pesas” que le pongamos en las piernas para ayudarle a incorporarse. La atracción que puede tener un niño de espectro autista por la comida puede que sea más poderosa que la  atracción que siento por mi grupo favorito, y haga que el niño se estire varios centímetros desde su silla, hasta pegarle un mordisco a su bocadillo, que se quedó en una mano distraída. Cuando es esa nuestra baza, que mejor que merendar imitando a los ingleses, aunque no tengamos un juego para servir el té tan bonito como ellos, podemos sentarnos en la mesa en una silla normal y intentar merendar con todo el pose y estilo que tienen ellos.

  Si os fijáis, en el niño cuando le colocamos en una postura insegura para él, tendrá menos precisión a la hora de jugar con sus juguetes, es una buenísima oportunidad para trabajar su motricidad fina, y su estabilidad, pasando ratos jugando con nuestro “niño balancín”.

  Nota importante: En los casos de los niños que le perjudique estar sentado fuera de sus sillas,  sus padres lo tendrán presente. No obstante, no es recomendable forzar el sentado durante los primeros años de vida de los niños, (y más aun en los niños con PCI), pero en cualquier caso será mejor consultarlo con el especialista que trate el caso del niño antes de llevar a cabo esta barata pero indispensable “terapia”.

Héctor - FHPCI
Admin

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 05/12/2014
Edad : 28

Ver perfil de usuario http://yotuveunaninez.creaforo.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.